Proyectos2020-05-14T21:16:02+00:00

Desagüe ventana corredera minimalista ¿qué hay que tener en cuenta?

LO PRIMERO DE TODO

Lo primero de todo y como no podía ser de otra forma, a la hora de la instalación de la ventana corredera minimalista, es tener en cuenta:

  • La orientación donde va a instalarse
  • El voladizo o forjado exterior donde se colocará la ventana y la exposición al agua que sufrirá
  • La zona climática donde se encuentra la vivienda (si es de lluvias más intensas o no)

Lo siguiente es la instalación de un buen canalón y el tratamiento del marco inferior tal y como desarrollamos en el artículo (también es válido y aplicable para ventanas correderas no minimalistas).

¿QUÉ ES UN CANALÓN DE DESAGÜE?

El canalón adecuado es una de las claves de un buen desagüe, pues a través de él, se recogerán  y transportarán las aguas que se filtrasen en la carpintería metálica.

Normalmente es recomendable instalar uno de acero galvanizado, pero si la zona donde está instalada la vivienda es costera, mejor instalar uno de aluminio de un mínimo de 2mm o reforzado, porque como es conocido

¿QUÉ TIPOS DE CANALONES PODEMOS INSTALAR?

El canalón puede ser frontal o inferior, siendo el inferior mejor opción, al evitar más filtraciones de agua y posibilitar un mejor drenaje de las mismas.

Canalon inferior desagüe ventana corredera minimalista
Canalon frontal desagüe ventana corredera minimalista

La elección del canalón tiene muchas opciones, pero tiene que estar de acuerdo al suelo terminado y debe ir tapado en sus laterales, selladas sus juntas y perforadas las salidas de agua, de forma coordinada y si es posible con el fontanero, teniendo presentes los desagües pertinentes de la obra.

Se debe instalar al mismo tiempo que el premarco de obra y debe nivelarse a ras de suelo y cogido a obra, para no permitir ningún movimiento ya que una vez se instale la carpintería tendrá que soportar la carga de la misma, la cual puede conllevar mucho peso.

Cuando se instale la solera oculta dentro del canalón, con el objeto de nivelarla y conseguir un circuito de agua fluido por debajo de la misma, aconsejamos hacerlo sobre unos calzos, a ser posible de metacrilato, ya que son capaces de soportar mucho peso sin deformarse.

Es conveniente también evitar el contacto de la solera oculta con el canalón, para que no se genere el “par galvánico” y así impedir la corrosión que se pudiese producir en el aluminio, mediante una junta de neopreno lateral.

Junta neopreno lateral

Una vez tengamos el canalón colocado, con todos sus desagües y antes de instalar la carpintería, hay que realizar una prueba de “llenado” del mismo, para comprobar la eficacia del mismo.

MARCO INFERIOR

En la instalación del marco inferior, aproximadamente por cada metro, realizaremos una salida de agua, mediante el agujero correspondiente. Si empleamos una broca escalonada nos aseguraremos que estos orificios queden perfectos.

A estos orificios les colocaremos unos deflectores de agua, que minimicen la entrada de la suciedad, pero permitan la salida del agua. Tal y como es sabido estos deflectores también contrarrestan la fuerza del aire que pueda impedir la salida del agua.

Deflector de agua 1 ventana corredera minimalista
deflector de agua ventana corredera minimalista

Si tapamos bien las dos puntas, los 2 extremos con silicona de sellado especial, posibilitaremos que las aguas no se deriven a los ingletes, y así eliminaremos la posibilidad de humedades en las esquinas de la obra, al crear un “canalón interno”, donde el agua solo pueda salir por las salidas realizadas.

SOLERA VISTA (a ras de suelo)

No se instala canalón, pues desagua frontalmente por el frente delantero.

Los manuales de fabricación indican las perforaciones idóneas y sus distancias, dependiendo de las dimensiones de la ventana (normalmente una ventana de media debe llevar 2 perforaciones)

SERIES DE VENTANAS MINIMALISTAS:

Ventana guillotina abisagrada minimalista

Abisabrada minimalista
RPT
Marco de 125 mm (196 mm
con perfil tricarril)
Hojas de 54-83-112 mm
Guillotina en horizontal/vertical
Posibilidad de motorización

Abisagrada de hoja oculta

Abisagrada de hoja oculta
RPT
Marco de 80 mm
Hojas de 75 / 60 mm
Estética de líneas rectas y elípticas

Corredera minimalista combinable

Corredera combinada
Con opción multicarril
RPT
Marco de 55 a 125 mm (196 mm
con perfil tricarril)
Hojas de 54-83-112 mm
Posibilidad de motorización

Ventana corredera minimalista y elevable

Corredera elevable
RPT
Marco de 122 mm (189 mm con perfil tricarril)
Hoja de 55 mm

Ventana corredera minimalista y elevable

Corredera elevable
RPT
Marco de 150 mm (217 mm con perfil tricarril)
Hoja de 55 mm

Ventana corredera minimalista

Corredera minimalista
RPT
Marco 2 carriles 120 mm
Hoja de 50 x 53 mm

Más información

Novedades 3/5/2020 sobre el estado de alarma para los carpinteros metálicos y cerrajeros, a la hora de instalar

Por fin tenemos novedades sobre las obras suspendidas en edificaciones existentes. La crisis sanitaria evoluciona a tal ritmo que se están modificando de manera continua todas las medidas necesarias para combatir al COVID-19.

¿Cuáles son las modificaciones relativas a las obras en edificaciones existentes?

El Ministerio de Sanidad aprobó el sábado una nueva orden que entró en vigor ayer , que viene a decir lo siguiente:

  1. Se podrán retomar las obras en edificios existentes siempre y cuando, el inmueble o zona de este, este deshabitado o los residentes no se encuentren allí durante la realización de las obras.
  2. Habrá que evitar el trasiego continuo de trabajadores y materiales por las zonas comunes del edificio, entrando y saliendo solo cuando finalice su jornada laboral.
  3. Tendrán que cumplir con las medidas preventivas y de higiene establecidas por el Ministerio de Sanidad.

Además quedan aprobadas las obras en el caso de tener que realizar operaciones puntuales de conexión a las redes del edificio que sean necesarias, generalmente ubicadas en zonas en las que tienen acceso todas personas usuarias del edificio.

Tomando las medidas necesarias con sentido común, podéis volver a las obras con bastante normalidad.

Ejemplo práctico: un carpintero de aluminio tiene que instalar 3 ventanas en una vivienda sin inquilinos en un tercer piso de un edificio en bloque.  Qué medidas tendrá que tomar:

  1. Subirá las ventanas y sus herramientas, en el menor número de viajes posibles.
  2. Una vez esté trabajando en la vivienda ya no podrá salir hasta que no haya terminado de instalar la carpintería o su jornada laboral haya terminado.
  3. Si al día siguiente tiene que seguir instalando, entrará al empezar su jornada y sólo podrá salir al terminarla, o una vez finalice el trabajo.
  4. Seguirá todas las medidas de prevención e higiene establecidas por el Ministerio de Sanidad y que os aclararemos en el próximo artículo que escribiremos.

La empatía con los vecinos hará que todo sea más fácil.

En la situación en la que nos encontramos, es importante mostrar mucha empatía con el resto del vecindario. En ese sentido, podéis acordar con la comunidad de propietarios o a través del promotor de la obra, un horario y unas pautas de trabajo, de manera que sea todo lo más fácil y llevadero posible.

Autora: María Monzón (Arquitecta)

¿Cómo nos afecta actualmente el estado de alarma a la carpintería metálica y cerrajería, a la hora de instalar?

Dada la incertidumbre generada tras la repentina aparición de la “Orden SND/340/2020, de 12 de abril, por la que se suspenden determinadas actividades relacionadas con obras de intervención en edificios existentes” en relación al estado de alarma debido al COVID-19, desde Aluminios y Hierros Játiva os aclaramos qué obras y en qué circunstancias están permitidas, y cuales se han de suspender.

Dicha Orden determina las siguientes medidas excepcionales:

“1.  Se establece la suspensión de toda clase de obra que suponga una intervención en edificios existentes, en los supuestos en los que en el inmueble en el que deban ejecutarse se hallen personas no relacionadas con la actividad de ejecución de la obra, y que, debido a su ubicación permanente o temporal, o a necesidades de circulación, y por causa de residencia, trabajo u otras, puedan tener interferencia con la actividad de ejecución de la obra, o con el movimiento de trabajadores o traslado de materiales.”

¿Qué quiere decir?

1. Si el edificio existente está vacío, desocupado, se pueden comenzar o reanudar las obras previstas.

2. Si un carpintero metálico, o un cerrajero, o un albañil, o el arquitecto, o cualquier otro trabajador relacionado con la ejecución de una obra en una vivienda, se pudiera cruzar en el acceso al centro de trabajo (a la vivienda donde se realiza la obra) por las zonas comunes del edificio o en el traslado de materiales (como por ej. una ventana de aluminio para su colocación en la vivienda) con cualquier otro ocupante o vecino del edificio, se tendría que paralizar inmediatamente la obra, o en el caso de no haber comenzado, suspender cualquier tipo de trabajo previsto.

Ejemplo práctico: Pongamos que el propietario de uno de los inmuebles que forma parte de un edificio, en concreto de una vivienda en la tercera planta, necesita retomar la reforma de su casa porque tiene un plazo determinado para su finalización, pero los operarios que la ejecutan se pueden cruzar con cualquier otra persona que vive en el edificio. En ese caso se tendría que suspender la obra aunque para él, ejecutarla, sea una urgencia.

Excepciones a tener en cuenta

En el punto 2 de la orden se habla de “sectorización”. Esto indica, que si un local o una vivienda aun formando parte del edificio, tiene un acceso independiente desde la calle y no comparte las zonas comunes del edificio para llevar a cabo el trabajo, estaría permitida.

“2. Se exceptúan de esta suspensión las obras referidas en el apartado anterior en las que, por circunstancias de sectorización del inmueble, no se produzca interferencia alguna con las personas no relacionadas con la actividad de la obra.”

Ejemplo práctico: si el inmueble del propietario en vez de estar en una tercera planta, estuviera en una planta baja, tuviese un acceso completamente independiente del resto del edificio desde la calle, y los operarios no tuvieran que utilizar zonas comunes en las que pudiera existir interferencia con los otros ocupantes del edificio, la reforma estaría permitida y podría comenzar o continuar.

Por otro lado, si al propietario de la vivienda (tanto si estuviera ubicada en la tercera como en la planta baja) se le descolgara una ventana con peligro de causar daños a terceros, un carpintero metálico podría ir a la obra, únicamente, a reparar ese problema.

“3. Asimismo, quedan también exceptuados los trabajos y obras puntuales que se realicen en los inmuebles con la finalidad de realizar reparaciones urgentes de instalaciones y averías, así como las tareas de vigilancia.”

¿Hasta cuándo continuará esta situación?

Las obras en edificios existentes podrían quedar paralizadas hasta que el estado de alarma finalice o hasta que salga otra orden que modifique esta. Así que, realmente, nadie sabe en estos momentos, cuándo se restablecerá la normalidad en el sector de la construcción.

Por último, un apunte sobre ruidos

Como apreciación personal me gustaría compartir con vosotros algo que creo que ha tenido que ver con la aparición de la Orden SND/340/2020, a parte de los posibles contagios por COVID-19, que es el ruido.

El ruido generado en cualquier tipo de obra provoca mucho estrés, cuanto más, si el edificio se encuentra ocupado en estado de confinamiento 24h al día, durante por lo menos cinco semanas más. No sería de extrañar que hayan querido limitar al máximo este daño colateral habida cuenta del estado anímico de la población en general. Sólo hay que intentar ponerse en la piel de alguien al que le tocara sufrir una obra confinado…

Para terminar me despido, no sin antes recordaros que si tenéis que acudir a cualquier obra, lo hagáis siempre cumpliendo con todas las medidas necesarias que garanticen vuestra seguridad y salud en el trabajo.

Autora: María Monzón (Arquitecta)